Convenio «La silla del diablo»

silla-del-diablo-grande 00

La silla del diablo es el convenio de cooperación firmado por la Facultad de Arquitectura y Urbanismo de la Universidad Central de Venezuela y Backroom Caracas. Juntos acordamos propulsar un programa de residencia para artistas inspirado en el legado de Carlos Raúl Villanueva y su relación con creadores para la conjunción del proyecto de síntesis de las artes.

 

La experiencia que dejó nuestro primer proyecto, Balance por el arquitecto y escultor norteamericano Jarrod Beck, llevado a cabo el año pasado gracias al apoyo de la FAU, COPRED, Taller Equis y La Oficina de Asuntos Públicos de la Embajada de los Estados Unidos, fue en suma gratificante y enriquecedora. Quedó en evidencia que los estudiantes y la comunidad universitaria se nutren de estas iniciativas que complementan la enseñanza tradicional.

 

Gracias a este convenio, La silla del diablo es ahora un programa con respaldo institucional cuyos objetivos se enmarcan en el desarrollo de actividades y proyectos de arte contemporáneo. Los docentes de los diversos talleres de la FAU serán nuestros aliados para realizar cada uno de nuestros propósitos. Aspiramos crear un programa de educación sostenible en el tiempo que alimente relaciones de contribución entre la UCV e instituciones internacionales. Nuestros planes promueven preservar y formar consciencia sobre la Ciudad Universitaria, decretada patrimonio por la UNESCO.

 

La FAU y Backroom Caracas se proponen estimular el intercambio entre estudiantes con artistas establecidos internacionalmente para desarrollar experiencias artísticas. Nuestro mayor interés es fomentar el desarrollo del pensamiento crítico que resulta de la inclusión de las artes en el contexto de los estudios universitarios. Será en el marco de la Trienal de Investigación FAU 2014: Nuevo(s) Mundo(s), La reinvención de la ciudad latinoamericana, (30.06.14 al 04.07.14) que retomaremos el programa La silla del diablo como un trabajo en colaboración entre estudiantes de arquitectura y un artista de reconocimiento internacional, dándole continuidad al legado de las síntesis de las artes de Carlos Raúl Villanueva.

 

*La silla del diablo es una escultura creada por Calder en homenaje a Villanueva y su coraje en la construcción de la Ciudad Universitaria. Calder le puso el sobrenombre de “El Diablo” a Villanueva para referirse y abarcar el genio creador suyo.

 

Compartir