Exhibiciones

Next Floor

Proyección del cortometraje de Denis Villeneuve

video-image

1 de n

febrero 20 - marzo 19 / 2015

Dirección: Denis Villeneuve
Producción: Phoebe Greenberg y Penny Mancuso
Phi Films – Montreal (Quebec), Canadá.
Proyección posible gracias al apoyo de Milena Kalinovska y Kelly Gordon, del Hirshhorn Museum, y a Danny Lennon.

 

Luego de recorrer más de cien festivales en unos 40 países, Next Floor llega por primera vez a Venezuela a través de Backroom Caracas. Este cortometraje canadiense, dirigido por Denis Villeneuve y producido por el Phi Group, plantea un universo absurdo y grotesco de carnívora opulencia que se balancea entre el susto y el humor para hablar de la inercia del consumo, de la normalización de la decadencia y de la insostenibilidad.

 

Impecable y excesivo, el film es un banquete que satura los sentidos para estimular la reflexión. Next Floor ha obtenido más de veinte reconocimientos desde su aparición en 2008, incluyendo el Premio Canal+ al mejor cortometraje en la semana internacional de la crítica en Cannes. Phi Group es una plataforma impulsada por Phoebe Greenberg, que realiza, promueve y distribuye proyectos artísticos en el ámbito musical, fílmico, arquitectónico, del diseño y de nuevos medios desde Montreal, Canadá.

 

Con esta proyección Backroom Caracas inaugura un programa de proyección de video arte en su espacio de Altamira. Next Floor estará abierta al público de jueves a domingo de 12 a 4 pm, del 20 de febrero al 19 de marzo de 2015.

 

NEXT FLOORprivad

 


 

TEXTO DE SALA

Por Jordi Santiago Flores.

 

La imagen de la deglución como pulsión de muerte es una poética que no alcanza a cumplir una centuria. Es cierto que la representación del hombre en torno al banquete es tan antigua como la civilización egipcia. En las pinturas halladas en la tumba de Nebamun (1400 A.C.), quizás uno de los registros pictóricos más importantes de aquel entonces, se evidencian los grandes banquetes celebrados en ocasión de casamientos, actos litúrgicos  y funerales; no obstante, en cada uno de ellos, se trataba de un anudamiento a la vida. Durante la edad media los banquetes fueron símbolo de poder y mandato divino de goce. En torno a la mesa se cerraron importantes pactos, se preludiaron campañas de guerra, se tramaron los discursos que ordenaban el espinal social. Era la puesta en acto del poder político.

 

La última cena (pintada por Leonardo Da Vinci entre 1495 y 1497) no solo es uno de los principales símbolos pictóricos del renacimiento, es también, y esencialmente, la representación que inaugura la muerte de Dios –sentencia que Nietzsche sostendría pocos siglos después–, no a manos de los hombres, sino de la política. Jesús es negociado al poder. Esta imagen marca, por decirlo así, la separación de dios como discurso ordenador de la cultura para dar entrada al cogito cartesiano –pienso, luego existo–, gesto que significó el inicio del proyecto moderno a cargo de la razón.

 

¿Quiénes son los personajes que integran el texto de Next Floor?, ¿en qué época se inscriben?, ¿qué relaciones de poder se establecen entre los comensales? No se sabe. La primera clave de lectura es que el universo ahí representado se cimienta en el banquete como imagen fundante de lo político –entendiendo lo político como el mero establecimiento del vínculo social. La segunda es que, sin embargo, hay algo en el texto que salta sobre los cimientos, y que habla, ahora sí, sobre un rasgo de época, un modo de establecer el vínculo, a saber: el consumo.

 

Si bien no se develan las relaciones de poder entre los comensales, iguales todos en su condición de consumidores, hay un personaje que encarna el ejercicio del poder –lo que habla: “next floor–, el hombre (¿mercado?) sin cabello, cuyo rol es evidente: posibilitar el consumo, cubrir la demanda de comida (¿goce?) que, y aquí finalmente el texto visual destapa su sentido, está movilizada por el recorrido de la pulsión, la cual evidencia como rasgo fundamental de la contemporaneidad global un imperativo al consumo sin límites.

 

¿Hasta dónde puede bajar la lámpara? La respuesta, ya lo vemos, es un sin límite. Esta, así se muestra en el texto (quizá el único momento resolutorio del argumento), acaba yéndose con los comensales por un negro agujero sin fondo aparente. Es el final de una obra que muestra la degradación material y simbólica de un banquete (¿una cultura?) que sin duda pone a hablar significantes de esta época.

 

En 1920 Sigmund Freud, inquietado por los impulsos de repetición que observaba en las manifestaciones sintomáticas de sus pacientes, se preguntaba si habría algo más allá del principio del placer –principio regulador de los estímulos dirigidos a la satisfacción–, llegando a la conclusión de que algo actuaba más allá y que apuntaba al regreso a un estado inorgánico, una equiparación a cero como estímulo en el sujeto vivo. Dicho de otro modo, no basta con comer para vivir, preciso es comer hasta morir. A eso le llamó pulsión de muerte.

 

Nuestro banquete no solo no alcanza a cumplir una centuria, sino que encuentra en la imagen del consumo la forma tenebrosamente más justa para narrar la pulsión: no basta consumir para vivir, preciso es consumir hasta morir.

 

¿Hasta qué piso?

 

Next-Floor-Invite

 


 

Denis Villeneuve (Canadá, 1967). Director y guionista conocido por los filmes Prisioneros (2013), Enemy (2013), Incendies (2010) y Arrival (2016). Su filmografía comprende también: La course destination monde (1988), REW FFWD (1994), Cosmos (1996), Un 32 août sur terre (1998), Maelström (2000), 120 Seconds to Get Elected (2006), Polytechnique (2009), Etude empirique sur l’influence du son sur la persistance rétinienne (2011), y Sicario, actualmente en post-producción. El cortometraje Next Floor mereció el Premio de la crítica en el Festival de Cannes 2008.

 

Phoebe Greenberg (Canadá, 1964). Artista, empresaria y emprendedora, fundadora del Phi Centre-Montreal y de DHC/ART Foundation for Contemporary Art. Graduada de la École Internationale de Théâtre Jacques Lecoq en París. Funda en 1990 Diving Horse Creations, una compañía especializada en teatro del absurdo con base en Montreal. En 2007 lanza DHC/ART, una fundación cuya misión consiste en mostrar en Montreal a los mejores artistas contemporáneos de talla mundial. En 2012 abre las puertas del Phi Centre, un complejo
multidisciplinario para las artes en el corazón de Montreal.